¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a usar un nebulizador?

    A veces los bebés y los niños pequeños tienen problemas para recibir el tratamiento del asma a través de un nebulizador Los niños necesitan quedarse quietos durante 15 a 20 minutos mientras inspiran el medicamento. ¡Cualquier persona que tenga un niño pequeño sabe lo difícil que puede ser conseguirlo!

    Estos consejos pueden hacer que el tratamiento resulte más llevadero:

    • Haga que el uso del nebulizador forme parte de la rutina diaria. Utilice el nebulizador a la misma hora (u horas) cada día, para que su hijo sepa qué esperar.
    • Dé al tratamiento un nombre especial, como el "momento para respirar mejor". Trate que su hijo pase un rato divertido mientras usa el nebulizador: léale cuentos, cántele canciones o saque algún juguete especial reservado solo para los momentos en que utilicen el nebulizador.
    • Vean juntos un programa de televisión.
    • Deje que su hijo decore el nebulizador con adhesivos.
    • Pruebe a que su hijo esté sentado en una trona. Si eso no funciona, tal vez prefiera sentárselo en la falda.
    • Si se trata de un bebé muy movido, pruebe a usar el nebulizador mientras esté dormido.
    • Si a su hijo le asusta la mascarilla, puede endulzarle la experiencia contándole que se trata de una “máscara de piloto” o de una “máscara de astronauta”. También pueden ver una película sobre pilotos o sobre viajes espaciales y utilizar la jerga especial propia de esas profesiones como “motores en marcha” justo antes de conectar el nebulizador. También puede comprar mascarillas con forma de dragón o de otros animales.
    • Si su hijo es lo bastante mayor, anímelo a que lo ayude a ponerse la mascarilla, a sostener el tubo y/o a encender el aparato.
    • ¡Elogie a su hijo por el trabajo bien hecho! También puede darle a su hijo un pequeño "premio" (como adhesivos o un juguete sencillo) a modo de recompensa por su cooperación.

    ¿Qué más debería saber?

    Es importante seguir las indicaciones del médico para administrar a su hijo el tratamiento tal y como se lo haya recetado.

    Si el niño no se está quieto y no coopera, no mantiene la mascarilla o la boquilla bien apretada en la cara o llora durante el tratamiento, puede no obtener la dosis necesaria de su medicamento. Y esto puede favorecer la aparición de crisis asmáticas.

    Por eso es tan importante que su hijo esté tranquilo y contento para que el tratamiento con nebulizador sea eficaz.

    Si ninguna de estas técnicas funciona, hable con el pediatra o el neumólogo de su hijo para que lo aconseje.

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.
© 1995-2021 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com