¿Qué son las manchas de vino Oporto?

    Las manchas de vino Oporto son un tipo de mancha de nacimiento. Reciben este nombre porque parecen una salpicadura de vino tinto sobre la piel. Si bien suelen comenzar siendo rosas en el momento del nacimiento, las manchas de vino Oporto se oscurecen (suelen adquirir un color púrpura rojizo o rojo oscuro) a medida que los niños crecen.

    Las manchas de vino Oporto no desaparecen por sí solas, pero se pueden tratar. Las terapias con láser pueden ayudar a hacer mucho menos visibles las manchas de vino Oporto, ya que achican los vasos sanguíneos de la mancha y la atenúan.

    ¿Cuáles son los signos de las manchas de vino Oporto?

    Las manchas de vino Oporto (también conocidas como nevo flamígero) pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero lo más frecuente es que se encuentren en el rostro, el cuello, el cuero cabelludo, los brazos o las piernas. Pueden ser de cualquier tamaño y suelen crecer en proporción al crecimiento del niño.

    Con frecuencia, cambian de textura con el paso del tiempo. Al principio, son lisas y planas, pero en la adultez pueden engrosarse y sentirse como piedrecillas debajo de la piel al tacto.

    ¿Qué problemas pueden surgir?

    En la mayoría de los niños, las manchas de vino Oporto no representan un problema; simplemente son parte de ellos. Y algunas manchas de vino Oporto apenas se notan, en especial cuando no están en el rostro.

    Pero las manchas de vino Oporto suelen oscurecerse y, a veces, pueden desfigurar a un niño y ser causa de vergüenza. Las manchas de vino Oporto (en especial las que están en el rostro) pueden hacer que los niños sientan vergüenza, particularmente durante los años previos a la adolescencia y durante la adolescencia, cuando los niños están más interesados en pasar desapercibidos que en destacarse.

    ¿Es posible prevenir las manchas de vino Oporto?

    No se puede prevenir la aparición de manchas de vino Oporto, porque no se deben a algo que la madre haya hecho durante el embarazo. Pueden ser parte de un síndrome de tipo genético, pero con mayor frecuencia son sencillamente "esporádicas"; es decir que no se heredan por genética ni se pasan a las generaciones siguientes. 

    ¿Cómo se diagnostican las manchas de vino Oporto?

    A veces, los médicos pueden decir si se trata de una mancha de vino Oporto con solo mirar la piel de su hijo. En general, las manchas de vino Oporto no son más que una mancha de nacimiento inocua y no causan problemas ni dolor. En casos excepcionales, sin embargo, son una señal de otras afecciones médicas.

    Por ejemplo, los médicos controlan las manchas de vino Oporto ubicadas cerca de los ojos o en la frente. Esto se debe a que es posible que estén asociadas a un trastorno neurológico poco frecuente llamado síndrome de Sturge-Weber, que causa problemas como convulsiones, retrasos del desarrollo y trastornos del aprendizaje. Las manchas sobre los párpados también pueden derivar en glaucoma (mayor presión dentro del ojo, que puede afectar la vista y provocar ceguera si no recibe tratamiento).

    Si existe alguna preocupación por la ubicación de una mancha de vino Oporto o por sus síntomas, es probable que los médicos soliciten pruebas (como pruebas de la vista o estudios por imágenes, como radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas) para ver qué está ocurriendo y descartar otro problema. Si un niño tiene una mancha de vino Oporto en algún lugar del cuerpo, es importante que la examine un especialista para ver de qué tipo es y si necesita algún control y tratamiento.

    ¿Cómo se tratan las manchas de vino Oporto?

    Algunas manchas de vino Oporto son pequeñas y es difícil verlas. Pero otras pueden causar angustia a los niños, especialmente si son de gran tamaño, oscuras o están en el rostro. Y todas las manchas de nacimiento pueden afectar la confianza de los niños, sin importar el tamaño que tengan.

    La buena noticia es que un láser (energía luminosa altamente concentrada) puede aclarar considerablemente muchas manchas de vino Oporto, en especial cuando la mancha se encuentra en la cabeza o el cuello. Los dermatólogos o los cirujanos plásticos suelen realizar varios tratamientos con un láser de colorante pulsado. El láser modifica la pigmentación de la mancha y la aclara. Con varios tratamientos, es posible aclarar bastante una mancha de nacimiento.

    El tratamiento con láser suele comenzar en la infancia, cuando la mancha y los vasos sanguíneos son más pequeños y es mucho más fácil tratar la mancha de nacimiento. Pero los tratamientos con láser también pueden ayudar a los niños mayores y los adolescentes. El único inconveniente es que cuanto más tiempo haya estado la mancha, más difícil podría ser tratarla con éxito.

    El tratamiento con láser puede ser incómodo. Los niños suelen recibir anestesia con una inyección, un espray o una crema para adormecer la zona que se va a tratar. Los niños pequeños y los bebés recibirán anestesia general para ayudarlos a dormir o relajarse durante el procedimiento. Estos tratamientos son muy cortos y suelen durar menos de 10 minutos. Después del tratamiento, tal vez la zona quede irritada e inflamada, como si fuera una quemadura por el sol. Pero volverá a la normalidad en 7 a 10 días. Si son necesarios o deseables varios tratamientos, es posible repetirlos cada 6 a 8 semanas.

    En el caso de las manchas de vino Oporto que forman un bulto, son gruesas o están elevadas, a veces los médicos deben usar otro tipo de láser o cirugía. Las manchas de vino Oporto también pueden desarrollar crecimientos de pequeños vasos sanguíneos que reciben el nombre de ampollas vasculares. En general, no son una causa de preocupación, pero con frecuencia sangran y es necesario quitarlos.

    Hasta hace unos años, algunas personas optaban por otros tratamientos, como la crioterapia, los tatuajes o incluso la radiación. Pero estos no son tan eficaces (ni tan seguros) como la terapia con láser. La cirugía láser es el único tratamiento que funciona con las manchas de vino Oporto con un menor riesgo de dañar la piel o dejar cicatrices. Sin embargo, a veces, los tratamientos con láser pueden oscurecer la pigmentación, pero esto suele ser temporal.

    Tenga en cuenta que los tratamientos con láser tal vez no eliminen la mancha de nacimiento por completo (aunque algunas manchas desaparecen en su totalidad después del tratamiento). Además, con el tiempo, la mancha de nacimiento puede volver a aparecer y será necesario volver a tratarla.

    En un número pequeño de niños, el tratamiento con láser no tendrá ningún efecto. Las manchas de vino Oporto de cada niño son diferentes; por lo tanto, la eficacia del tratamiento será diferente en cada niño.

    ¿Cómo pueden ayudar los padres?

    Las manchas de vino Oporto a veces se pueden secar mucho, por eso es importante usar una crema humectante sobre la piel afectada. Llame al médico si la mancha de vino Oporto de su hijo alguna vez sangra, provoca dolor, picazón o se infecta. Al igual que cualquier lesión en la que hay sangrado, limpie la herida con agua y jabón, y use una gasa para ejercer una leve presión sobre la zona hasta detener la hemorragia. Si el sangrado no se detiene, llame al médico.

    Si la mancha de vino Oporto de su hijo recibió tratamiento con cirugía, evite frotar o rascar la zona. Límpiela suavemente con agua tibia y siga las instrucciones que le haya dado el médico para cuidar la zona tratada. En general, esto significa colocar una pomada antibiótica sobre la mancha durante unos pocos días, seguida de la aplicación de crema humectante.

    ¿Qué más debería saber?

    Al igual que con cualquier mancha de nacimiento, las manchas de vino Oporto (en especial las que están en la cara) pueden hacer que los niños se sientan diferentes e inseguros sobre su aspecto. Si es notoria, es posible que la gente haga preguntas o se quede mirando, y esto puede resultar desagradable. Aun cuando son pequeños, los niños observan la manera en la que los padres responden ante estas situaciones y aprenden cómo enfrentar las reacciones de otras personas.

    Practique respuestas para que su hijo se sienta más preparado cuando le pregunten sobre la mancha. Tener una explicación clara y sencilla como la siguiente puede ser útil: "Solo es una mancha de nacimiento. Nací con ella".

    Hablar con sencillez y abiertamente sobre una mancha de nacimiento con los niños hace que estén más dispuestos a aceptar que se trata simplemente de una parte de ellos mismos, como su altura o el color de sus ojos. Por supuesto, es natural que los niños quieran minimizar una mancha de nacimiento. Además de los tratamientos con láser, el maquillaje corrector especial puede ayudar a ocultar la mancha.

    Desde el punto de vista emocional, es de gran ayuda para los niños estar rodeados de familiares y amigos comprensivos, que los traten como a cualquier otra persona. Trabaje con los maestros y el personal de la escuela para asegurarse de que su hijo cuente con un ambiente de aprendizaje comprensivo en el que no haya acoso o bullying.

    Los niños con manchas de vino Oporto (o con cualquier mancha de nacimiento) necesitan saber que no son diferentes de otros niños. Puede ser de ayuda decirle a su hijo que los niños con una mancha de vino Oporto son únicos en el buen sentido: es una parte especial y colorida que pocas personas tienen.

    Las redes sociales pueden ser una excelente forma de ponerse en contacto con padres de otros niños con manchas de vino Oporto. Pueden compartir información sobre el tratamiento y hablar sobre formas de ayudar a su hijo a aceptar su diferencia. Pídale recomendaciones al equipo de atención. También puede buscar por Internet:

Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.
© 1995-2021 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com