Los bebés alcanzan objetos, ruedan sobre sí mismos, se sientan y, a la larga, gatean, se paran, circulan entre los muebles y caminan. En muchas etapas, durante los primeros 2 años, pueden moverse de un lado a otro, tropezarse y estar activos de una forma u otra. Los niños pequeños intentarán trepar, pero no siempre tienen la coordinación necesaria para reaccionar ante ciertos riesgos. Intentarán levantarse utilizando las patas de una mesa; utilizarán los escritorios y las cómodas o vestidores como juegos de plaza, y tocarán todo lo que vean.

    Entonces, la posibilidad de una caída o un golpe peligroso con una punta afilada se puede presentar en cualquier lugar de la casa.

    Le presentamos algunas formas de ayudar a prevenir que los niños se lastimen en el hogar:

    Andadores

    • No utilice un andador para niños pequeños o bebés. En las salas de emergencia de los hospitales de los Estados Unidos se presentan más de 3000 casos por lesiones a causa del uso de andadores. Los bebés en andadores pueden caerse sobre los objetos; toparse con hornos calientes, piscinas y estufas; y caerse rodando por la escalera. Los andadores le dan a un bebé el impulso necesario para abrirse camino a través de una puerta (a veces con una escalera del otro lado).
    • Considere adquirir un centro de actividad inmóvil, en lugar de un andador.

    Ventanas

    • No se confíe en que los mosquiteros van a evitar que un niño caiga por la ventana.
    • Abra las ventanas desde la parte superior o coloque defensas de ventanas para evitar que un niño se caiga por una ventana abierta o atravesando un mosquitero (los niños pueden caer por una ventana con una abertura de tan sólo 5 pulgadas o 12,7 cm). Asegúrese de que las defensas de ventanas sean a prueba de niños, pero a su vez, que sean fáciles de abrir por un adulto en caso de incendio.
    • Mueva sillas, cunas, camas y otro mobiliario lejos de las ventanas para evitar que el niño los utilice como apoyo para trepar.

    Escaleras

    • Nunca deje a un niño solo cerca de una escalera, incluso aquellas que están cerradas por algún tipo de barrera. Los bebés pueden trepar la barrera ubicada en la cima de la escalera y caer desde mayor altura. Instale una barrera de seguridad o contención en la puerta de la habitación de su hijo para evitar que el bebé se acerque al borde de la escalera.
    • Mantenga las escaleras libres de juguetes, zapatos, alfombra suelta, etc.
    • Coloque una protección en las barandilllas o barreras si su hijo puede pasar entre ellas.
    • Instale puertas de seguridad amuradas a la pared en la cima y en la parte inferior de cada escalera (las puertas colocadas a presión no son tan seguras).
    • Evite colocar puertas acordeón, porque lo cabeza del niño puede quedar atrapada en ellas.
    • Enséñele a su hijo a bajar las escaleras de espaldas; demuéstrele bajando usted mismo las escaleras a modo de ejemplo.

    Dentro de su casa

    • No deje tapetes sueltos en el piso.
    • Nunca coloque a los bebés en sillas de seguridad de niños, sillas de bebés o sillas mecedoras sobre la encimera o algún mueble. La fuerza de los movimientos de un bebé puede provocar que la silla sea empujada hacia un costado y causar lesiones graves.
    • Asegúrese de que todos los muebles que un niño pueda trepar (mesas, escritorios, alacenas, mueble de TV, etc.) sean firmes y no puedan tumbarse. Tenga especial cuidado con los muebles con mucho peso en la parte superior, como una biblioteca sobrecargada, un tocador alto o un centro de entretenimiento, que pueden caer sobre su hijo. Puede comprar soportes en "L" para amurar el mueble a las paredes y evitar que su hijo se trepe y le caigan encima.
    • Coloque almohadillas protectoras u otro elemento designado para cubrir las esquinas de una mesa ratona, mobiliario, chimeneas y encimeras con puntas afiladas.
    • Limpie inmediatamente cualquier derrame en su casa.
    • Coloque tiras antideslizantes en el piso de las bañeras.

    Cunas, camas y cambiadores

    • Nunca deje a un bebé sobre un cambiador o una cama sin supervisión. Si usted recibe un llamado cuando su bebé está sobre el cambiador, sujete a su bebé mientras responde el llamado o escuche los mensajes del teléfono más tarde. Si usted tiene que retirarse por un momento, coloque a su bebé en un corralito o una cuna.
    • Use cambiadores con barandales de 2 pulgadas (5 centímetros).
    • Siempre asegure los cinturones de seguridad de los cambiadores, así como en las sillas de bebés, coches y mesas altas. Si coloca a un niño pequeño dentro del asiento de un carro de hacer compras, asegúrese de sujetarlo con las cintas de seguridad.
    • Mantenga las barandillas de contención de las cunas elevadas.
    • Las defensas de cuna no son recomendables porque el bebé corre el riesgo de enredarse o ahogarse. No coloque a un niño menor de 6 años en la cama de arriba de una litera. Para los niños más grandes, coloque una baranda en el costado de la cama de arriba de la litera.

    Exteriores

    • Nunca permita que un niño juegue en un trampolín, incluso ante la supervisión de un adulto.
    • Verifique que el equipamiento de los juegos para parques sean seguros y que no tengan partes sueltas ni oxidadas.
    • Asegúrese de que las superficies de los juegos sean lo suficientemente blandas como para absorber el impacto de una caída. Una buena superficie podría ser de arena y trozos de madera; evite las plazas con concreto y llenas de basura.
    • Verifique que las aceras y los escalones externos estén libres de juguetes, objetos y cualquier cosa que pueda bloquear el paso. Repare cualquier rotura o algún faltante de piezas en los senderos.
    • Si su hijo ha comenzado a andar en bicicleta, asegúrese de que use un casco y que conozca las normas de seguridad y las señales. Las lesiones en la cabeza son por demás comunes a esta edad, así que haga cumplir la regla de usar un casco.

    Estar preparado

    Si está esperando un bebé o si ya tiene un hijo, es recomendable que:

    • Aprenda RCP y la maniobra de Heimlich.
    • Mantenga estos números cerca del teléfono (para usted y las personas a cargo del cuidado del niño) y guárdelos en su teléfono celular:
      • el número de teléfono gratuito del centro de toxicología: 1-800-222-1222
      • el número de teléfono del médico de su hijo
      • los números de teléfono del trabajo de los padres y otra información de contacto
      • el número de un vecino o pariente que viva cerca de su casa (por si necesitara que otra persona cuidara de sus otros hijos en caso de emergencia).
    • Prepare un botiquín de primeros auxilios y guarde dentro las instrucciones a seguir en caso de emergencia.
    • Instale detectores de humo y de monóxido de carbono en su casa.
Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.
© 1995-2021 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com