La seguridad en el agua es importante a cualquier edad, pero especialmente si usted tiene bebés o niños pequeños. El ahogamiento puede ocurrir muy rápidamente y en menos de 1 pulgada (2,5 centímetros) de agua. Por lo tanto, las bañeras, las piscinas, las piscinas inflables, los jacuzzis, e incluso los cubos y los fregaderos llenos de agua, pueden ser peligrosos.

    Para reducir el riesgo de ahogamiento:

    Baño

    • Nunca deje a un bebé en el baño sin supervisión. Si usted debe contestar el teléfono o la puerta, no confíe en un hermano mayor para cuidar al bebé; envuelva al bebé en una toalla y llévelo con usted.
    • Nunca deje una bañera, un cubo u otro recipiente lleno con cualquier cantidad de agua u otro líquido sin supervisión.
    • Nunca use un asiento de bañera o un aro de soporte sin la constante supervisión de un adulto. El asiento puede darse vuelta o el bebé puede deslizarse dentro del agua.
    • Instale una traba en la tapa del inodoro y mantenga las puertas del baño cerradas en todo momento. (Tal vez, prefiera instalar una traba para el pomo).

    Piscina

    • Si tiene una piscina en su jardín, instale un cerco de al menos 5 pies (1,5 metros) de altura en todos los lados de la piscina, así como una puerta que cierre sola y se trabe con una sistema que esté lejos del alcance de los niños.
    • Considere instalar una alarma de piscina o un cobertor, pero sepa que esto no sustituye una cerca o la supervisión de un adulto.
    • Retire los juguetes de la piscina cuando los niños hayan dejado de nadar para prevenir que ellos intenten ir a recuperarlos cuando nadie los esté supervisando.
    • Los elementos de flotación inflables, como los chalecos, aros, balsas y tubos pueden brindar una falsa sensación de seguridad en la piscina y no son muy efectivos para proteger a un niño de ahogarse. Nunca los use como un substituto de la supervisión constante de un adulto.
    • Vierta toda el agua de una piscina inflable cuando haya terminado de usarla.
    • Retire todas las escaleras de una piscina elevada cuando no esté en uso.
    • Si deja a su hijo con una niñera, asegúrese de que se sienta cómoda supervisando a su hijo en la piscina y que comprenda sus reglas para el uso de la piscina.

    Estar preparado

    Si usted está esperando un bebé o si ya tiene un hijo, es recomendable que haga lo siguiente:

    • Aprenda RCP y la maniobra de Heimlich.
    • Mantenga estos números cerca del teléfono (para usted y todas las personas encargadas del cuidado de los niños) y guárdelos en su teléfono celular:
      • el número de teléfono gratuito del centro de toxicología en EE.UU.: 1-800-222-1222
      • el número del médico de su hijo
      • los números del trabajo de los padres y otra información de contacto
      • el número de un vecino o pariente que viva cerca de su casa (por si necesitara que otra persona cuidara de sus otros hijos en caso de emergencia)
    • Prepare un botiquín de primeros auxilios y guarde en su interior las instrucciones a seguir en caso de emergencia.
    • Instale detectores de humo y de monóxido de carbono en su casa.
Note: All information is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.
© 1995-2021 KidsHealth® All rights reserved. Images provided by iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, and Clipart.com